The Dark Crystal: Checa el por qué vale la pena ver la nueva serie de Netflix

La serie de Netflix a estrenarse el 30 de agosto, expande el mundo creado por el maestro titiritero Jim Henson en una precuela a su película de 1982.

La década de los 80s fue una época extraordinaria para las películas de fantasía para niños, con clásicos como “Time Bandits” (1981) de Terry Gilliam, “El secreto de NIMH” (1982) de Don Bluth, “Nausicaä del Valle del Viento” (1984) de Hayao Miyazaki y “El caldero mágico” (1985) de Disney.

DEBES LEER: Joker: Los 5 detalles super curiosos sobre el trailer final de la película

Pero incluso en esa década prodigiosa es destacable “El cristal encantado” (“The Dark Crystal”), una de las mejores obras del fallecido maestro titiritero Jim Henson (“Los Muppets”, “Plaza Sésamo”) en colaboración con otro luminario de este arte, Frank Oz.

La cinta, hecha en su totalidad con títeres y efectos especiales prácticos, nos cuenta una historia llena de aventura y tragedia.

Jen, uno de los últimos sobrevivientes de los gelflings (un cruce entre elfos y hadas) es encomendado la misión de restaurar el Cristal de la Verdad y terminar con el dominio de los siniestros skekses (traducido a skeksis en Latinoamérica) sobre el planeta Thra.

A pesar de estar dirigida para los niños, la cinta no presenta reticencia a la hora de mostrar los horrores del mundo en que habitan nuestros protagonistas: pocas cosas pueden asustar tanto a un niño como uno de los skekses, con su apariencia de aves de rapiña o los soldados garthim, parecidos a escarabajos e infinitamente más letales.

Del mismo modo es un mundo lleno de criaturas y parajes hermosos, que la Jim Henson Company ha logrado dar vida con una maestría poco usual en el rubro.

The Dark Crystal: Por qué vale la pena ver la nueva serie de Netflix

Viendo el titánico esfuerzo que requirió el primer filme, es comprensible que algunos se presentaran cierto desasosiego cuando se anunció que Netflix estaba preparando una precuela bajo el título de “El cristal encantado: La era de la resistencia” (“The Dark Crystal: Age of Resistance”) en esta era donde todo parece solucionarse con gráficos de computadora.

Habiendo visto los primeros cinco capítulos de los diez de esta entrega, a estrenarse el 30 de agosto, puedo decir que los preocupados pueden descansar tranquilos y estamos ante un digno sucesor del legado de Jim Henson.

Dirigida por Louis Leterrier (“The Incredible Hulk”, “Now You See Me”), “La era de la resistencia” sigue las aventuras de tres gelflings de clanes distintos, Rian, Brea y Deet, quienes tras descubrir los oscuros designios de que tienen los skekses para el resto de su raza deberán avivar los fuegos de la resistencia. Pero esta labor no será fácil, los skekses han gobernado Thra durante siglos y, como bien lo dice el diabólico orador el Chambelán: el dudar de sus autoridades significa para los gelflings “dudar de ellos mismos”.

Si la película original se parece más al viaje de Frodo, Sam y Gollum por Mordor en “El señor de los anillos”, “El cristal encantado: La era de la resistencia” recuerda a las aventuras del resto de la compañía para reunir los ejércitos que le darían enfrentamiento al poderío de Saurón. Las historias personales de cada uno de los personajes se ven marcadas por generaciones de prejuicios, odio entre los siete clanes y apego a la tradición que incluso sobrepasa la propia sangre. La combinación puede ser extraña al ver lo que parece ser un episodio de “Game of Thrones” actuado por marionetas, pero una vez que te insertas en el mundo urdido por los creadores de la serie la suspensión de la incredulidad será dejada de lado como podling suelta una pieza de jabón.

The Dark Crystal: Por qué vale la pena ver la nueva serie de Netflix

Y es que a nivel técnico la Jim Henson Company muestra por qué son los mejores en el negocio, trayendo a vida a personajes que respiran y se mueven como si fueran de carne y hueso, con tics e incluso microexpresiones que sirven para vender la ficción.

Y meterse en la ficción es un placer. Thra es mostrado mucho más vibrante que el mundo moribundo de la cinta de 1982. Edificios, maquinaria y armamento muestran la procedencia de cada uno, mientras que la flora y fauna son imaginativos y coherentes con el lugar donde existen, expandiendo la historia original para hacer de “The Dark Crystal” un mundo que se siente habitado.

The Dark Crystal: Por qué vale la pena ver la nueva serie de Netflix

Mostrando cuánto dinero se debe haber invertido en la producción, “La era de la resistencia” cuenta con las voces de actores como Taron Egerton (“Kingsman”), Anya Taylor-Joy (“The Witch”) y Nathalie Emmanuel (“The Titan”) en los papeles de trío principal. Pero particularmente destacables son las participaciones de Simon Pegg como el skekse Chambelán y Mark Hamill como el skekse Científico, este último rol canalizando su icónica voz del Guasón de “Batman: La serie animada”. La versión que se nos proporcionó también contaba con un doblaje al español ibérico que es más que aceptable.

Es destacable de esta producción lo mucho que se han contenido para utilizar los gráficos de computadora, aunque hay escenas que son evidentemente sacadas de un ordenador. Y ese énfasis por ir por el camino más difícil merece ser loado.

The Dark Crystal: Por qué vale la pena ver la nueva serie de Netflix

Por supuesto que ninguna serie es perfecta y si tengo que encontrar algo para quejarme es que el trío principal tienen personalidad algo estereotipada: el soldado e hijo rebelde, la princesa incomprendida por su búsqueda de conocimiento y la ingenua ‘amiga de los animales’ de gran corazón, aunque falta ver cómo se desarrollan los mismos antes de poder hacer un juicio de valor. Además las caras de los gelfling siguen estando lo suficientemente cerca del ‘valle inquietante’ para resultar algo perturbadores.

Sin embargo mantenemos que fans o no fans de Jim Henson, conocedores o nuevos exploradores de Thra se deben a sí mismos al menos darle un vistazo a “El cristal encantado: La era de la resistencia”.

Ver más sobre Series en VoBo.

Síguenos en FacebookTwitter y Youtube.

Comentarios